Guía para reforzar la seguridad de las ventanas

seguridad-ventanas

Es cierto que la mayoría de los ladrones entran por las puertas, especialmente en departamentos. Incluso en casas alrededor del 65% de ellos entrarán por la puerta principal, la trasera o el garaje. Pero la segunda forma favorita de introducirse a tu casa es trepar por una de tus ventanas.

Por eso es esencial saber cómo proteger las ventanas para que tu casa sea segura. Esta es una guía práctica para asegurar y reforzar la seguridad de tus ventanas.

Al finalizar comprenderás cuán segura es tu ventana actualmente y que debes hacer para convertirla en una ventana a prueba de intrusos.

¿Necesitas cerrajeros de confianza?

En SEGURITEK podemos ayudarte, ¡somos expertos!

Atendemos en Barcelona

Tipos de ventanas y cómo asegurarlas

Todo comienza con el tipo de ventana. Existen muchos diseños de ventana que son más inseguros que otros, o que requerirán una inversión mayor para reforzar su seguridad. Acá te dejamos las más comunes y más inseguras, junto con formas sencillas de reforzarlas.

Ventanas de guillotina

Este es el tipo de ventanas más comunes en casas y departamentos antiguos. Y también son las más vulnerables a los robos. Una ventana de guillotina tiene dos cristales, uno encima del otro, y a menudo se aseguran con un pestillo en forma de media luna.

El pestillo generalmente no está diseñado para ser extremadamente seguro; sólo mantiene la ventana cerrada. Un cuchillo u otra herramienta plana, insertado desde afuera, es todo lo que hace falta para liberar la ventana.

Asegurar este tipo de ventanas es bastante problemático. Si no puedes sustituirlas, te recomendamos fijarlas en una posición cerrada. Esto puede hacerse con clavos en marcos de madera, o con taladro y tornillos en cualquier otro caso.

¡Ofrecemos los mejores servicios de cerrajería!

Visita nuestra tienda física

En SEGURITEK contamos con gran variedad de modelos y marcas

Ventanas basculantes

Básicamente hay dos tipos de ventanas basculantes. Aquellas de Tipo A, con bisagras en el lateral y un eje de giro vertical. Y las ventanas Tipo B abatibles, con bisagras en la parte superior y que bascula hacia afuera. Ambas se suelen asegurar con un mando en forma de manivela.

En ambas es posible para el intruso romper la ventana cerca de la zona de la manivela liberando la ventana. Pero la realidad es que romper el cristal de las ventanas no es algo tan común para un intruso como se piensa, principalmente para evitar los ruidos fuertes.

Estas ventanas deben inspeccionarse cuidadosamente. Tanto la manivela como la barra de empuje deben estar en buen estado, sin excesivas holguras. Las holguras permitirán que se pueda crear una rendija que un intruso puede utilizar para abrir la ventana.

Las ventanas basculantes con marcos de aluminio excesivamente delgados no son recomendables en ningún caso. Es posible que debas reemplazarlas, si ese es el caso.

Ventanas tipo persiana

Este tipo de ventana se encuentra a menudo en los baños o cocinas de casas antiguas. La vulnerabilidad de este tipo de ventana es que los cristales individuales pueden romperse fácilmente o, en algunos casos, simplemente quitarse deslizándolos del marco.

Los paneles también pueden ser forzados a abrirse fácilmente, pues no suelen tener ningún mecanismo de aseguramiento. Para evitar que alguien quite los cristales, puedes pegarlos. Sin embargo, eso no va a impedir que alguien los rompa o que fuerce la apertura.

Este es posiblemente el tipo de ventana más inseguro. Todas las ventanas con tamaño suficiente para que entre una persona deberían sustituirse.

Formas adicionales de reforzar tus ventanas

Puedes añadir seguridad a cualquier ventana poniendo barras de seguridad, rejas o mallas metálicas. Pero debes tener presente que esto solo es posible siempre que la normativa contra incendios lo permita en tu edificación.

Barras, barrotes y rejas en las ventanas

Ya que estamos en el tema de las barras y rejas, está la cuestión de si ponerlas en el interior o en el exterior de la ventana. Poner barras en el exterior, donde son más visibles, puede actuar como un elemento disuasorio para el ladrón y evitar el intento de forzar la ventana. entrada.

Pero muchos recomiendan ponerlas en el interior. Aunque no sean tan visibles para el ladrón, y pueda romper una ventana antes de darse cuenta de que tiene rejas, ciertamente no podrá entrar. Una ventana rota es un pequeño precio a pagar para mantener a los ladrones fuera.

Si estás instalando barrotes, deben ser instalados de tal manera que, con un simple movimiento, como empujar una palanca de liberación rápida, todo el conjunto pueda dejar el camino libre para escapar de un incendio.

Este mecanismo de liberación rápida debería estar lo suficientemente lejos de la ventana para que un ladrón no pueda romper el vidrio y alcanzarlo para activarlo.

Vidrios para la seguridad y la protección

Otro problema al que se enfrentan los propietarios de viviendas cuando protegen sus ventanas es cómo dejar entrar la luz y el aire en una habitación mientras mantienen a los ladrones fuera.

El método más sencillo para reforzar los cristales de las ventanas es usando láminas de seguridad. Estas se adhieren por la parte interna del vidrio, añadiendo una capa adicional que ayuda a hacerlas más resistentes a los impactos, retrasando aún más al ladrón o intruso.

Una solución más a largo plazo, pero más costosa, es la instalación de vidrios diseñados específicamente para fines de seguridad y protección.

Vidrio templado

El vidrio ordinario puede romperse con relativa facilidad al contacto. El vidrio templado está tratado térmicamente para resistir la rotura y así se puede utilizar tanto para fines de seguridad como de protección.

El vidrio templado se fabrica colocando un trozo de vidrio normal en un horno, llevándolo casi al punto de fusión y luego enfriándolo rápidamente. Cuando se rompe, el vidrio se rompe en trozos relativamente inofensivos sin bordes afilados.

Pero el proceso lo hace de tres a cinco veces más resistente a la rotura que el vidrio normal. Sin embargo, no es tan resistente como algunos otros tipos de vidrio que se ven a continuación.

Vidrio laminado

El vidrio laminado es adecuado para su instalación en ventanas o expositores a nivel de calle, puertas y otras áreas de acceso donde la seguridad es necesaria. Está compuesto por dos o más hojas de vidrio ordinario adheridas entre sí con capas intermedias de material plástico resistente.

Cuando el vidrio laminado se rompe, puede agrietarse y romperse, pero los pedazos de vidrio tienden a adherirse al material plástico. El intruso que se encuentre con este tipo de vidrio no puede abrirse camino a través de él en pocos segundos y se inclinará a elegir un objetivo más fácil.

Vidrio blindado

Para situaciones extremas en las que se necesita una protección seria, se puede instalar un cristal resistente a las balas, aunque tienen un costo más elevado. El cristal resistente a las balas es un vidrio laminado de gran espesor. Cuanto más grueso es el vidrio, más protección.

Plásticos

Estos pueden dividirse en dos categorías generales: acrílico y policarbonato. El acrílico (plexiglás) es más transparente que el policarbonato, mientras que el policarbonato posee una resistencia excepcional al impacto.

Debido a la forma en que el acrílico y el policarbonato se expanden y contraen a temperaturas cambiantes, ambos deben ser instalados por un profesional. Ambos son propensos a rayarse, por lo que hay que tener mucho cuidado al limpiar estas superficies.

Una ventaja de este tipo de acristalamiento es que pesan menos de la mitad que un vidrio, para el mismo grosor. Mientras que son entre 10 y 15 veces más resistentes al impacto.

error: Content is protected !!