El mundo en el que vivimos nos hace más exigentes a la hora de la seguridad. Para nadie es un secreto que cada día estamos más expuestos a los robos en casas u oficinas. Afortunadamente, las marcas de elementos de seguridad han sabido cómo adaptar la oferta para poder hacerles frente a los ladrones.

Actualmente, entre las tantas opciones que existen en el mercado, están los bombines o cilindros de seguridad, que se diferencian del resto por su resistencia a los métodos de robos más comunes.

Una buena cerradura de seguridad está certificada ante el robo según el tiempo que resiste ante alguna de las técnicas más conocidas. Los métodos de robo de los que debes protegerte son:

  • Bumping, que consiste en introducir una llave especial y golpear hasta que el mecanismo interno salte y la puerta quede abierta.
  • Taladro, en el que se usan herramientas electicas para extraer el bombín y así destruir el sistema de seguridad.
  • Ganzúa, es una técnica de habilidad que busca manipular el sistema de cierre para que se configure en el modo abierto y así poder entrar en casa.
  • Rotura o cizalla, se trata de buscar, mediante herramientas mecánicas o eléctricas, que el cilindro se rompa.

Ante cada uno de estos métodos existen cilindros que han pasado la prueba y son esos los que te recomendamos. Algunos son más eficientes que otros; algunos son más baratos que los primeros, pero todos cumplen una función específica y satisfacen un nivel de seguridad particular.

Para la elección de estos elementos siempre es bueno contar con la asesoría de profesionales, pues va a depender de tu caso que escojas uno sobre otro.

En Seguritek ofrecemos ayudarte a escoger el cilindro o bombín de seguridad que mejor se adapte a tu seguridad, por eso afirmamos que nuestras soluciones están pensadas a la medida de nuestros clientes.